viernes, 21 de septiembre de 2007

Fiestas de Guadalajara 2007: desfile de cuadrillas

'Sabe esperar, aguarda que la marea fluya
-así en la costa un barco- sin que el partir te inquiete.
Todo el que aguarda sabe que la victoria es suya;
porque la vida es larga y el arte es un juguete.
Y si la vida es corta
y no llega al mar tu galera,
aguarda sin partir y siempre espera,
que el arte es largo y, además, no importa'
(Antonio Machado)

video

jueves, 20 de septiembre de 2007

Fiestas de Guadalajara 2007: Cuadrilla la 'Agüela'




'Del romance castellano
no busques la sal castiza;
mejor que romance viejo,
poeta, cantar de niñas'.
Déjale lo que no puedes
quitarle: su melodía
de cantar que canta y cuenta
un ayer que es todavía'
[Antonio Machado]



El pasado día 10 de septiembre, comenzaron oficialmente las Fiestas de Guadalajara. Engalanadas y coquetas, las calles de ésta capital alcarreña bullían con entusiasmo, propagando a los cuatro vientos la alegría de sus vecinos. Antigua, añeja como el buen vino y adaptable, sin duda, a los tiempos, la Tradición hace de las Cuadrillas elementos imprescindibles de color, que aportan -metafóricamente hablando- la pólvora necesaria para hacer que la Fiesta sea más espectacular que el año anterior. La dotan, pues, de carácter.
No hay vergüenza en la alegría, como tampoco hay fiesta donde no se vierta por las aceras la sangre ardiente de las viñas, que engordan -cual glotones bebés- mamando directamente de los pezones de la tierra. El fin justifica los medios. Por eso, en toda fiesta que se precie, el exceso está justificado, aunque las opiniones sean tan variables como el tiempo.
No es de extrañar, por tanto, que las familias se conviertan en pinos, y unidos como su fruto, participen juntos en el evento, estrechándose aún más, si cabe, los lazos que les unen. Estos mismos lazos que les unen, mucho más todavía, a aquellos que están lejos, y sobre todo a aquellos otros que ligeros de equipaje -como diría el poeta Antonio Machado- descansan ya bajo la tierra. Es el lado amargo de la Fiesta, que a todos nos cobra tributo y al que ninguno estamos exentos de rendir pleitesía.
Pero dentro de este lado amargo, existe también un lado positivo; un rayo de esperanza, que se perpetúa en el futuro. Me refiero, por supuesto, a los alevines, que apenas un palmo más altos que el suelo sobre el que dan sus inseguros pasos, comienzan a integrarse y desfilar con las cuadrillas.
La 'Agüela' ya no puede ver a estos nuevos alevines que disfrutan en la cuadrilla que ella mimó con tanto amor y devoción. Pero no importa, porque en el fondo, tener la suerte de entrar, aunque sólo sea un momento en el santa-sanctórum de su cuadrilla, convencerá al honrado visitante de que la 'Agüela' sigue ahí; que siempre ha estado ahí; que la fecha 20 de noviembre de 2006, en realidad, sólo significa que la 'Agüela' cerró los ojos para descansar. Y que cada 10 de septiembre, fecha de su cumpleaños y principio de la fiesta, la 'Agüela' abre otra vez los ojos al mundo, desfilando en el recuerdo y en los corazones de los mozos y mozas de la cuadrilla, que la acompañarán, junto a su emblema, por las calles de Guadalajara hasta el Ayuntamiento.
A Montse, Aroa y la cuadrilla La Agüela: gracias por la invitación.


video